Bing y sus conexiones emocionales

logobing

Leo en El País una entrevista a Jordi Ribas, director del Centro Tecnológico de Búsquedas de Microsoft en la que afirma lo siguiente: “En diez años, si todo va bien, queremos superar a Google”. Creo que se le olvidó algún cero a la hora de lanzar ese vaticinio.

Para empezar, Bing sólo tiene el 10 por ciento de la cuota de mercado de buscadores en EE.UU. frente al 70 por ciento que mantiene Google. Además, cuando algo es aceptado por la comunidad internauta suele subir como la pólvora y no descender un 1 por ciento como hizo el buscador de Microsoft en el mes de octubre.

Por otra parte, Ribas defiende que su buscador es “inteligente” y que incluso establece “una conexión emocional” con el usuario. Vayamos por partes. Por inteligente deberíamos entender cualquier proyecto de web semántica, pero no una simple columna lateral que a la hora de poner -utilizo el ejemplo de la entrevista- ‘Chicago’, nos devuelva datos de la ciudad, así como, hoteles, restaurantes y otros lugares de interés. Hoy día, el que sí es inteligente es el usuario que conoce perfectamente las herramientas que ofrece la red para cada caso. Un ejemplo: Google Maps, localiza el lugar y permite la búsqueda de cualquier establecimiento o espacio turísitico. Más eficacia y menos integración, por favor. No queremos navajas suizas si después no podemos cortar con ellas.

Lo siguiente parece sacado de una crítica literaria sobre una novela romántica: “establece un contacto emocional con el usuario (lector)”. ¿Por qué considera usted, señor Ribas, que el hecho de que Bing muestre en cada acceso a su página una imagen de fondo diferente yo pueda sentirme emocionalmente afectado? Que pueda tener algo de atractivo, no lo niego, pero de ahí a defenderla como una de las cualidades para batir a Google en el futuro, creo que no.

Sin duda, en Redmond parecen que siguen soñando. Les está yendo bien con Windows 7, que ha logrado triplicar las ventas de Vista en su primera semana y que, reconozco, merece bastante la pena. Pero de ahí, a que Bing esté o pueda estar al nivel de Google en diez años, queda mucho, pero que mucho trecho. Así que si queréis (y si no también) que dé mi veredicto sobre la propuesta de Jordi Ribas, mi respuesta es obvia: no. Bing es sólo el motor de búsquedas de Yahoo tuneado y con alguna que otra implementación que no hace más que añadir otra alternativa similar a Google pero, y esta vez sí, a diez años luz de este.

PD: Aunque parezca mentira, no he percibido ni un sólo céntimo de Google Inc.

Más información |  Elpais.com

Por |10 noviembre, 2009|

Deje su comentario